Comentarios sobre cable Groneberg Quattro Reference por Lyric Audio

GRONEBERG (Alemania)

UNA FELIZ SINTESIS

Un gran amigo, audiófilo y melómano, me comentó las bondades de este diseño de origen germano, adelantándome la calidad del producto y su versatilidad ya que puede ser utilizado tanto como modulación, altavoces o red, y su moderado costo de sesenta marcos. Tanto me insistió que me procuré‚ un juego y.... lo demás aparece en la siguiente "pequeña" historia.

CONSTRUCCION

Con un generoso grosor de nueve milímetros y un atractivo color azul eléctrico, al tomarlo en las manos manifiesta un peso fuera de lo habitual, lo que es normal si observamos su interior compuesto de cuatro gruesos hilos; dos rojos y dos negros, de un milímetro y medio cada uno protegidos por una espesa malla m s un tercer hilo desnudo en función de amortiguación. El recubrimiento exterior de teflón. A pesar de su grosor el diseño se manifiesta flexible y dócil de manejar para el usuario, aunque no tanto así de confeccionar debido a la complejidad del entramado. De fábrica se sirve con conectores y terminales, no podíamos esperar otra cosa, de origen WBT alemán los mejores del mercado. Con esta arquitectura y bajo estos par  metros, Her Groneberg nos ofrece la posibilidad de utilizarlos tanto para modulación; en función de previo-etapa, lector-convertidor u otros, al tiempo que para altavoces en modo normal o bi-cableado e inclusive para red eléctrica. Se insiste en un fenómeno aparentemente simple: la suma de la partes supera el todo, es decir, la disposición de una cadena hi-fi bajo la estructura eléctrica de este diseño supera lo que significaría la utilización separada de cada elemento. Efectivamente, tras dos meses de exhaustivas pruebas y análisis puede constatar que si bien cada elemento se comporta de modo excelente en cada una de las facetas señaladas, la conjunción de este cable para red, modulación y altavoces alcanza una mayor cota.

PRUEBAS REALIZADAS

Mi primeras pruebas se realizaron con un juego balanceado, es decir conectores XLR de signatura Neutrik, entre previo y etapa y puedo manifestar mi desilusión entre la dureza del sonido emitido. No empleo el adjetivo de agresivo, incisivo ni cortante, sino duro, muy duro. Obviamente pensé‚ que iría disminuyendo con el tiempo aunque quedé‚ alarmado debido a que el sonido inicial de muchos cables ya indica su carácter final. Pacientemente y para mi fortuna, durante una semana se metamorfoseó de forma que donde había un gusano apareció una preciosa mariposa. Hablemos por tanto de la mariposa.

Las aplicaciones que se le pueden sacar a este excelente cable alemán son múltiples como se puede ver en el artículo. El recorrido por el espectro reviste notas de singular ejemplaridad. Con harta frecuencia numerosos y caros desarrollos americanos enfatizan la zona grave para beneplácito de sus seguidores y fans.

Groneberg recorre el espectro sin concesiones: desde el grave profundo de los treinta/cuarenta hertzios perfectamente controlado y expuesto hasta las irregularidad y una linealidad digna de un osciloscopio. Manifiesta por ende un sonido vigoroso inclusive varonil, nunca grueso ni embotado sino fluido y enérgico, A tal punto que podamos hablar que se aproxima m s al sonido centro-europeo, por el que siento especial predilección, que al americano o al anglosajón. Impresiona la microinformación de que hace gala. Ya no hablo de pequeños detalles: campanillas, toses escondidas, etc, que ya otros diseños eléctricos removían entre lo recóndito del microsurco, sino de frecuencias y armónicos que un instrumento bien dotado arroja por millones. La sensación de una mayor aproximación a la magia de la audición en directo es obvia. En consecuencia se discriminan con una clara diferencia unas voces de otras dentro del mundo de la ópera, así como unos instrumentos de otros dentro de las distintas grabaciones de un mismo concierto. Inclusive he observado una mayor facilidad para traducir del inglés las palabra de los distintos cantantes. Si bien otros cables, prefiero no enumerar marcas, uniforman la respuesta de todo lo procesado en cuanto a que colorean, Groneberg manifiesta radiante las virtudes y enfatiza con dolor los efectos: la busca de una buena grabación se manifiesta mandatorio. Matizar que con frecuencia conseguir microinformación representa un antagonismo y una disputa con la sensación de peso en el sonido. Groneberg puede vanagloriarse de haber sabido conjuntar ambos mundos ofreciendo todo un peso pesado capaz de responder con ligereza y agilidad ante la más mínima información. Las cuotas de una extrema espacialización y focalización, no suficientemente arropadas con una densidad de información revisten connotaciones de ficción evidente. La lectura observada en este difícil punto supera todo lo conocido hasta el momento. Podemos hablar, sin duda , de una excelente espacializaci¢n capaz inclusive de generar el arco de la orquesta en el escenario con una tremenda focalización de cada uno de los instrumentos, tanto en lo ancho como en lo profundo. Especialmente se manifiestan agradecidas las orquestas tipo Wagner, Mahler, Bruckner e inclusive Shostakovich que, con una exquisita densidad son capaces de abrir la música hasta el punto de inundar toda una sala de audición por generosa que esta sea.

En definitiva, quizá  su mayor consecución resida en haber logrado una feliz síntesis de muchos factores individualmente. Aunque el cable es extremadamente maleable para el grosor que posee, viene de fabrica con los conectores RCA o XLR ya pre-montados, detalle que se agradece sobre manera. Los beneficios que se obtienen cuando se utiliza el cable Groneberg como nexo de unión con la red eléctrica son muchos. Merece la pena probarlos porque pueden conducirnos a un total descubrimiento de nuestra querida discoteca, proporcionándonos una fidelidad a los instrumentos y un respeto tímbrico a las voces envidiable. A tal efecto resulta difícil manifestar cual es su personalidad, en la medida que "no" endulza, "no" recorta enfatiza y un largo etcétera de 'noes' que, insisto, se traducen en: fidelidad.

ALTAVOCES

Debido a mi insatisfacción ante la oferta de cables para altavoces que ofrece el mercado, según el consejo de mi mencionado amigo. Desde aquí darle mis m s sinceras gracias en la medida que ha llenado una laguna que tenía abierta y me inquietaba: el paso de señal de las etapas de potencia a los altavoces. Resulta obvio cuando, tras un rodaje de una semana, uno se encuentra satisfecho con los resultados . Máxime cuando se ha adolecido, como acabo de comentar, durante largo tiempo por una carencia manifiesta. Cuantas veces hemos gastado cantidades ingentes en cambios totales de una instalación electrónica empujados por una profunda insatisfacción?. Creo que sobran explicaciones. para el verdadero aficionado que sabe perfectamente de que hablo.

Todos los atributos manifestados en la modulación se hallan presentes en el siguiente paso de señal, con una perfecta coherencia en relación con la señal eléctrica previa: recordar la insistencia de la firma en utilizar un solo cable para ambos procesos.

Mi mayor sorpresa se produjo a la hora de probarlo, ya por último, como cable de red eléctrica. Comentar como anécdota que dicha prueba se realizó un buen día a una hora tardía, casi hasta con aburrimiento, con un total escepticismo pensando que no iba a existir la más mínima diferencia con un cable de red ya de prestigio y que habitualmente utilizo. Pensamos que de un cable corriente de ferretería a uno bueno podría existir una ligera diferencia, pero ya de uno de calidad reconocida a otro este margen se reducir a nada. Nuestra sorpresa nada m s iniciar la andadura de cable Groneberg que ya había sido rodado en un electrodoméstico corriente. De modo, casi increíble, observamos como los atributos de que hace gala en modulación son manifestados nuevamente, por lo que remito al lector a los comentarios formulados más arriba. Una vez el tema de la Hifi se manifiesta esotérico y de difícil compresión para una mente física, que son transgredidos una y otra vez por la realidad del fenómeno musical.

Concluir que se trata de un diseño y concepto extremadamente inteligente, al tiempo que es capaz de transformar una instalación y con un precio de sesenta marcos (aproximadamente 5.400 ptas.) por metro, nada arrogante para los tiempos que corren en este loco mundillo de la Alta Gama.